El móvil del futuro podría tener nueve cámaras

Written by | Tecnología

TECNO – Este año algunos smartphones han comenzado a incluir hasta tres cámaras de fotos en la parte trasera. Parece excesivo, sí, pero podría ser sólo un aperitivo de lo que está por venir si Light, una empresa de fotografía computacional, se sale con la suya.

La compañía ha mostrado esta semana un prototipo de móvil equipado con nueve cámaras traseras, ordenadas como un anillo en la parte posterior del teléfono. Con ellas y con algo de magia de software, el móvil tendría poco que envidiar no ya a una cámara digital compacta, sino incluso a los modelos réflex o sin espejo de lente intercambiable y con vocación semiprofesional y profesional.

La fotografía es la captura de la luz y eso hace que las dimensiones físicas de las cámaras jueguen un papel determinante en la calidad final. Un sensor de mayor tamaño y una óptica más grande siempre producen mejores resultados, sobre todo en situaciones difíciles, como escenas con poca luz.

Pero esto es un problema en el mundo de la telefonía móvil, con dispositivos en los que se premia la delgadez y la ligereza. Hay límites físicos que resultan imposibles de sortear para las lentes y sensores de fotografía que se instalan en los smartphones.

La solución que han encontrado los fabricantes es lo que se conoce como fotografía computacional: el uso de software y varias cámaras para mejorar las imágenes imitando algunas de las características que se obtienen mediante las propiedades físicas delas ópticas y los sensores en fotografía tradicional.

Miniaturizar un zoom óptico, por ejemplo, resulta complejo, así que es más fácil simularlo usando, como hacen hoy en día muchos teléfonos, dos cámaras. Una con una distancia focal mayor que la otra. Al aumentar el zoom de la imagen el teléfono cambia automáticamente entre las dos, obteniendo mejor resultado que si hiciese sólo un recorte digital de la imagen proveniente de una sola lente.

La simulación de ópticas con grandes aperturas y escasa profundidad de campo (que produce el conocido como efecto bokeh) es otro “truco” de la fotografía computacional. Gracias a sensores de profundidad o las diferencias entre dos imágenes tomadas al mismo tiempo desde dos ángulos, el móvil es capaz de distinguir qué objetos están más cerca y desenfocar el fondo de la fotografía.

Cuantas más cámaras y sensores hay en el teléfono, más convincentes pueden ser estos trucos y ese es el secreto detrás de la propuesta de Light, que ya tiene en el mercado una cámara compacta equipada con 16 sensores y objetivos diferentes en su superficie y que gracias a ellos es capaz de igualar la calidad y los efectos que tradicionalmente se asocia a cámaras profesionales.

Cada uno de estos sensores y lentes captura la escena con unas determinadas propiedades de enfoque y una distancia focal diferente y un programa permite luego combinar todas ellas en una única imagen final con el aspecto deseado.

El prototipo de teléfono de Light es capaz de obtener, con esta técnica, imágenes de hasta 64 megapíxeles en las que es posible variar el punto de enfoque después de haber tomado la foto. Y no sólo se puede variar el enfoque, también es posible simular diferentes aperturas de lente, consiguiendo efecto un bokeh mucho más realista y precisa del que se puede obtener ahora con dos o tres cámaras.

La empresa segura que este año podríamos ver ya algún teléfono comercial con este sistema que, sinceramente, no parece tan descabellado si se tiene en cuenta que algunos fabricantes, como LG, están pensando en integrar hasta cinco cámaras en sus modelos de este año. (Elmundo.es) –

 

Facebook Comentarios

Last modified: 9 julio, 2018